ORGANIZACION DE JUSTICIA VENEZOLANA
OJV-logo

Derechos humanos, democracia y estado de derecho

Por: Javier Romero

Antes de analizar el siguiente tema debemos tomar en cuenta la importancia que tienen ciertos aspectos a destacar a continuación tales como el Constitucionalismo y los Derechos Humanos y la internacionalización de los derechos humanos.

OJV-DHEl primero destacamos que el siglo XIX, es el vórtice del movimiento constitucionalista que se irradia como pólvora entre las naciones europeas y las nacientes repúblicas americanas, antiguas provincias españolas en América, caracterizadas por la elaboración de Códigos Constitucionales escritos, que contienen los derechos y las libertades fundamentales del hombre y del ciudadano, tomados estos en principio con un significado retorico y simbólico, que posteriormente, se fueron garantizando poco a poco, a medida que madura la conciencia colectiva de su necesidad, lo cual tuvo al inicio cierta resistencia, tanto en los países donde todavía existía el sistema de gobierno monárquico, como en aquellos donde la idea jurídica predominante era creer que la soberanía resida en el parlamento y, por consiguiente, la primacía la tenía la ley como fuerza normativa y suprema de la Constitución, en Venezuela y luego la Gran Colombia, en pleno desarrollo del movimiento libertador en América, se promulga la Constitución de 1811 y la de 1819, respectivamente, con viso de inspiración norteamericana y francesa, reconociendo los Derechos y Libertades Fundamentales.

El constitucionalismo inicia su carrera luego que se promulga la Constitución Francesa de 1791, la cual sirvió de modelo e inspiro a muchas que le sucedieron en el tiempo, y aunada a la Constitución de los Estados Unidos de 1781, originaron la corriente constitucionalista en el mundo occidental de entonces marcada fundamentalmente con la limitación del poder o autoridad del estado, con el fin de garantizar y asegurar el respeto de los Derechos Humanos insertadas en esos textos constitucionales, y que luego, se expande su radio de acción, de satisfacción de los Derechos Civiles y Políticos, únicos reconocidos hasta entonces, al ámbito de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, suceso ocurrido con el surgimiento de la Revolución de México de 1917, que promulga la constitución federal mexicana de Querétaro, del 5 de Febrero de 1917, siendo la primera consagración constitucional de estos derechos, seguida por la revolución de Octubre de la sociedad Soviética de 1918, con la Declaración de los Derechos del Pueblo trabajador y Explotador, con expreso reconocimiento de los Derechos Económicos y la República de Weimar de 1919, en la cual se promulga la Constitución de Gemira, en las que germinaron las primeras constituciones de índole social de principios del siglo xx, surgiendo así un nuevo grupo de Derechos Humanos, los cuales serían incluidos posteriormente, en las Constituciones en la mayoría de los Estados del mundo, llamados también ESTADO SOCIAL DE DERECHO, así, durante el siglo XIX y primera mitad del siglo XX, los Derechos Humanos son materia del Derecho Constitucional, y por ende , asunto restringido al Derecho Interno Estatal por lo menos en el ámbito jurídico, sin que tuviera incidencia en el Derecho Internacional.

Los hechos acaecidos durante la II Guerra Mundial, sirven de marco de referencia para el establecimiento del denominado Estado Democrático y Social o Estado de Bienestar, con la Constitución Francesa de 1946, la italiana de 1948 y la Ley Fundamental alemana de 1949, continuando con la francesa de 1958, la portuguesa de 1976 1982 y la española de 1978, además la creación de mecanismos efectivos y eficaces para tutelar los Derechos Humanos, con el fin de poner un freno, o una barrera jurídica a los excesos que se generan en el ejercicio del Poder Público, así se institucionalizan las cortes y tribunales constitucionales que tienen como atribución principal velar por la supremacía de la Constitución y el catálogo de los Derechos Humanos en ellas contenidos, pero en el ámbito latinoamericano, cuyos sistemas jurídicos constitucionales a pesar de que fueron influidos tanto por Europa como por Norteamericana, se dificulto la garantía de los Derechos Fundamentales, dada las características particulares caudillistas y violentas que nutrió el desarrollo democrático en esa región, al punto que hubo una relativa estabilidad, interrumpida muchas veces por los regímenes dictatoriales que lesionaron los Derechos Humanos, y es a partir de la segunda mitad del siglo XX , que comienza a fortalecerse la institución de la Democracia en América Latina, y por ende, las garantías procesales de los derechos constitucionales, como mecanismos indispensables para su realización enriqueciéndose mediante el establecimiento de nuevos derechos en el catálogos de los Derechos Humanos, y a la vez reconociéndose los mismos a nivel jurídico constitucional, proclamándose nuevas Constituciones, tales como la peruana de 1979, sustituida por la actual de 1993, la de Guatemala de 1985, la de Brasil de 1988, la de Colombia de 1991, la de Paraguay de 1992, y la de Venezuela de 1999.

 

En ese sentido, divide en dos grandes periodos históricos, la transformación de los derechos subjetivos fundamentales, el primero, lo denomina periodo de fundamentación moral del Derecho Natural y del Constitucionalismo del Estado liberal burgués de Derecho, el cual lo sitúa desde 1700 hasta mediados del siglo XIX, donde se estabiliza la libertad y el desarrollo de la propiedad, y el segundo, al que llama periodo de Estado Social, económico y administrativo, como una organización política que viene a gestionar de manera técnica las leyes de la reproducción y valorización del proceso económico global del capital, y cuyo papel del Estado en una función económica expansiva, va a ir constituyendo el componente político precisamente de los parámetros económicos, jurídicos y sociales, como proceso de estabilización social y socialización del Estado, periodo que lo coloca a partir del último tercio del siglo XIX, hasta la presente fecha.

 

En cambio para otros autores existen tres etapas en la evolución de los Derechos Humanos, los derechos humanos prerrevolucionarios Prehistoria de los Derechos Humanos, Derechos Humanos del Constitucionalismo liberal Derechos Humanos de la Primera Generación y Derechos Humanos del Constitucionalismo social Derechos Humanos de la Segunda Generación, todos ellos como derechos en sentido subjetivo, nacidos en el derecho natural, en el consenso liberal y en el consenso social, haciéndose un nuevo planteamiento del problema al surgir los Derechos Humanos de la tercera Generación, por cuanto pudiera estar dándose una regresión en el ámbito de los Derechos Humanos, y que el paso del tiempo lo determinara, se precisa que el desarrollo de la doctrina de los Derechos Humanos se divide en los Derechos Humanos en tratados anteriores a las Naciones Unidas y los Derechos Humanos en la Naciones Unidas.

 

Con respecto a la Internacionalización de los derechos humanos se originó en gran medida, a raíz de los sucesos acaecidos en la Segunda Guerra Mundial, donde la barbarie, las torturas, el genocidio y la destrucción del ser humano, principalmente por el Nacional Socialismo Nazismo y el Fascismo, regímenes totalitarios o autoritarismo político, vino a materializar sendos capítulos oscuros y trágicos en la historia de la Humanidad, es una respuesta al horror del Holocausto, el autoritarismo político y la discriminación racial y étnica. Pero no solamente surge de la necesidad de brindar una solución a tales desmanes de autoritarismo, sino también por cuanto siguieron las violaciones por parte de los órganos de los Estados, quienes desconocieron los derechos y garantías establecidos a nivel constitucional, actuando arbitrariamente, desconociendo y violando los derechos en ellas consagrados, lo cual ocurrió en América Latina, en Asia, En África y en la misma Europa, con la instauración de regímenes totalitarios, surgidos después de la Primera Guerra Mundial.

 

Todo ello, hizo resurgir una nueva conciencia humana por preocuparse ante la violación sistemática de los Derechos Humanos. Emana así la expresión Derechos Humanos, que aparece por primera vez en la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, en su artículo 68, el cual al Consejo Económico y Social a establecer, comisiones de orden económico y social y para la promoción de los derechos humanos.

 

Los Derechos Humanos han sido consagrados en instrumentos internacionales, en declaraciones, pactos, tratados, convenios, protocolos, reglas mínimas, Código y Principio, entre los cuales se encuentran como los principales, La Declaración Universal de los Derechos Humanos, y los dos Pactos que se desarrollaron de la misma, El Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, y el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, La Declaración de los Derechos del Niño, del 20 de noviembre de 1959, la Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer, del 20 de diciembre de 1959, la Declaración Americana sobre los Derechos y Deberes del Hombre, del 2 de mayo de 1948, la Convención Americana de los Derechos Humanos, del 22 de Noviembre de 1969, la cual crea la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

 

Los Derechos Humanos deben estar regulados tanto por el Derecho Internacional mediante las distintas modalidades de instrumentos internacionales existentes en ese ordenamiento jurídico, como por el Derecho Interno Estatal, fundamentalmente en los textos Constitucionales y las leyes, sin que se pueda ni deba caerse en la tentación.

 

Siguiendo este orden de ideas es preciso dar énfasis con respecto al Estado de Derecho El término de “Estado de derecho” empieza a ser utilizado por la ciencia jurídica y política alemana del siglo pasado para designar una relación especifica entre la forma política llamada ESTADO, y el derecho que va más allá de un gobierno limitado que envuelve su actuación en el rodaje de las normas jurídicas. La doctrina alemana llega a fundar el Estado sobre la legalidad administrativa, sobre los derechos públicos subjetivos, sobre la justicia en la administración, en otros términos, subordina el poder administrativo al presupuesto de la atribución mediante la ley, justifica la subsistencia de derechos de los ciudadanos frente al Estado, predispone medios jurisdiccionales para su tutela.

 

El Estado de Derecho aparece como servidor, rigurosamente controlado, de la sociedad, queda sometido a un sistema cerrado de normas jurídicas o sencillamente, identificado con ese sistema de normas, así que se convierte en solo norma o procedimiento. En realidad, el Estado de derecho, pese a toda la jurícidad y normatividad, sigue siendo un Estado y contiene siempre otro elemento específicamente político, a más del elemento específico del Estado de derecho.

 

Es por ello, que necesariamente al hablar sobre la temática de la obligación de cumplir las leyes nos remitimos a realizar algunas consideraciones de carácter histórico sobre el origen y la supremacía de las leyes y, por lo tanto a la del derecho de gobernar que estas definen. Platón en las leyes afirmo que se presentaba como ideal el gobierno de las leyes, como forma opuesta al gobierno de los hombres, de sus arbitrariedades y abusos. Dichas leyes no serían otras que las dictadas por la razón. Aristóteles, en su obra la política, hablo de la se les como principios provenientes del raciocinio humano y lo relaciona con las distintas formas de gobierno definidas.

 

Unas de las definiciones más precisas de la noción de Estado de Derecho en el pensamiento moderno esta probablemente en la obra del filósofo de finales del siglo XVIII, Emmanuel Kant, este pensador trato de justificar a toda plenitud la fundamentación de las leyes públicas en la razón y libertad individuales, este pensador alemán culmina la tradición moderna del contrato social adecuándola a una justificación de la ley a partir de la noción de autonomía moral de los individuos.

 

Esta autonomía no significa otra cosa que la ausencia de dependencias externas del juicio moral y, por tanto, libertad y responsabilidad morales de los individuos. Aunque Kant desarrolla toda una argumentación previa de orden moral que servirá de fundamento a su concepción de la política y de las leyes aquí, partiremos solo de la idea de la razón auto legisladora, es decir, de su idea de que la libertad natural de los hombres se caracteriza por la capacidad de dotarse a sí misma de leyes morales y jurídicas que guían de manera recta su conducta práctica.

 

Si un Estado solo puede ser la unión de hombres libres bajo normas jurídicas estamos ya ante el elemento esencial del Estado de derecho, la juridización de la política. Cuando la política es regida por normas jurídicas generales y abstractas, tenemos como consecuencia la protección de los derechos individuales por medio de un poder político coactivo y la actuación del gobierno limitada por los derechos ciudadanos. La figura máxima que garantiza esos derechos es la Constitución, concebida como ley fundamental cuyos principios velan por la libertad de los ciudadanos.

La expresión Estado de derecho no es admitida por Kelsen para quien existe identidad del orden estatal y del orden jurídico. Así, todo Estado tiene que ser Estado de Derecho en sentido formal, puesto que todo Estado tiene que constituir un orden coactivo y todo orden coactivo tiene que ser un orden jurídico. De lo anterior podemos señalar que el Estado de derecho es un tipo de Estado considerado como un concepto de teoría política jurídica y moral que defiende la premisa de que la autoridad del gobierno solo puede ser llevada a cabo siguiendo leyes escritas, las cuales deben haber sido adoptadas mediante un procedimiento establecido.

 

No cualquier estado ni cualquier derecho conforman un estado de derecho, únicamente aquel estado controlado por el derecho y aquel derecho legítimo (democrático). Es decir el estado de derecho es aquel estado en el que autoridades e individuos se rigen por el derecho, y este incorpora los derechos y las libertades fundamentales, y es aplicado por instituciones imparciales y accesibles que generan incertidumbre.

Los Derechos Humanos Como Un Elemento Fundamental De Los Derechos Humanos

En este punto señalamos que la definición se logra identificar claramente que se requieren requisitos para conformar un Estado de derecho. Entre los elementos necesarios podemos señalar que esta la división de poderes, como base de la distribución del poder en diferentes funciones garantiza que el poder del Estado no se concentre en una sola institución, sino que se distribuya permitiendo distribución del poder en diferentes funciones garantiza mayor eficiencia y los debidos controles evitando arbitrariedades y abuso del mismo. Ya en la Antigüedad se consideraba la conveniencia del control y equilibrio del poder a través de la confrontación y cooperación de varias fuerzas.

Otro elemento es el imperio del derecho que otorga certidumbre y seguridad jurídica, esto es, la posibilidad de calcular las consecuencias de sus actos respecto de otros particulares o en relación con el poder público. Con este elemento debemos entender la obediencia a las normas establecidas, ya que las normas deben ser expresión de la voluntad popular y deben someterse a ella tanto gobernantes como gobernados, el principio de legalidad: “Todo acto de los órganos del Estado debe encontrarse fundado y motivado en el derecho en vigor. Es decir, que todo acto de la autoridad pública debe tener fundamento en una norma legal vigente y, más allá dicha norma legal debe encontrar su propio sustento en una norma superior.

 

El principio de legalidad responde a la contraposición entre el gobierno de los hombres y el gobierno de las leyes, según la cual, en el primer caso, los gobernados se encuentran desprotegidos frente al arbitrio del gobernante y, en el segundo, los súbditos cuentan con elementos para conocer los límites y alcances del ejercicio de la autoridad.

También encontramos a otro elemento que es que existan garantías institucionales de certidumbre, imparcialidad y acceso, que significa que el aspecto dinámico del derecho aplicación de normas (aplicación de normas a casos concretos) es ejecutado por instituciones imparciales y accesibles (tribunales previamente establecidos) que generen certidumbre, mediante procedimientos accesibles para todos (equidad en el acceso a la justicia) y que tienen por objeto garantizar que todas las penas se encuentren fundadas y motivadas en derecho.

 

En pocas palabras las autoridades nada pueden hacer que no esté previsto en las leyes, cualquier posible afectación de los derechos del individuo debe estar debidamente fundada y justificada por una norma, a la vez que el afectado debe contar con la posibilidad de defenderse y ser escuchado (garantía de audiencia o principio del debido proceso legal). Cabe resaltar que esta característica es sin duda, el corazón de todo estado de derecho moderno ya que, en la aplicación de las leyes, se materializa la relación cotidiana y efectiva del cuerpo normativo con los sujetos sometidos.

 

También como elemento esencial del Estado de derecho “el reconocimiento de los derechos y libertades fundamentales de las personas, así como, el establecimiento de garantías que aseguren su tutela efectiva. El estado de derecho alude a un particular diseño institucional que, con el objeto de proteger y garantizar los derechos fundamentales de las personas, intenta guiar, controlar y limitar el ejercicio del poder a través de normas de carácter general, que conforme un sistema claro y conocido por todos. Como hemos visto la situación de los derechos humanos esta en boga y no es para menos, ahora este respeto y garantías se dan a través del ordenamiento jurídico respectivo el cual también contempla los mecanismos o recursos que se pueden interponer en caso de atropello o violación de algunos de estos derechos.

Para los revolucionarios franceses y americanos la protección de los derechos del hombre era el fundamento y la finalidad de las instituciones sociales. Se trata de derechos innatos, anteriores y superiores al estado, que este solo puede reconocer. Sin embargo, para asegurarlos y como forma de garantías, no es para menos, ahora este respeto y garantías se dan a través del ordenamiento jurídico respectivo el cual también contempla los mecanismos o recursos que se pueden interponer en caso de atropello o violación de algunos de estos derechos.

Para los revolucionarios franceses y americanos la protección de los derechos del hombre era el fundamento y la finalidad de las instituciones sociales. Se trata de derechos innatos, anteriores y superiores al estado, que este solo puede reconocer. Sin embargo, para asegurarlos y como forma de garantía, estos derechos se proclaman solemnemente en una declaración a fin de que los actos del Poder Legislativo y los del Ejecutivo, pudiendo ser en cada instante comparados con la finalidad de toda institución política, sean más respetados, a fin de que las reclamaciones de los ciudadanos, fundadas en adelante en principios simples e indiscutibles, contribuyan siempre al mantenimiento de la constitución y la felicidad de todos.

Si estos requisitos se cumplen aumentan las, posibilidades de que los gobernados cuenten con niveles aceptables de certeza y seguridad jurídica. Sin embargo, todavía podemos ir más lejos para algunos estudiosos el estado de derecho necesariamente implica al principio democrático y a la noción de derechos fundamentales. Desde esta óptica, el concepto adquiere una dimensión más amplia, se trata de un Estado Democrático de derecho, ya que no basta con la existencia de normas con ciertas características sino que las mismas deben ser la manifestación indirecta de la voluntad popular. Así pues, leyes generales, estables, claras y publicas que son emitidas por un poder legislativo electo popularmente y que contemplan a los derechos fundamentales del hombre, en adición a un sistema judicial imparcial, cuyos jueces se apegan a los procedimientos legales y fundan y motivan sus sentencias, es la fórmula que da como resultado a un Estado democrático de derecho.

Estado De Derecho Y Democracia

Antes reflexionar sobre este punto hacemos referencia a la formas de estados planteada por HANS KELSEN en su obra Teoría General del Estado presentada por el Prof LUIS LEGAZ LACAMBRA, encontramos la democracia directa, la antigua democracia GRECIA Y ROMA, era directa, puesto que voluntad estatal era directamente creada por resolución mayoritaria de los ciudadanos reunidos. Tal forma de Estado se encuentra también en otras partes, especialmente en los pueblos primitivos y con anterioridad a la imposición del principio de mayorías, de modo que las resoluciones de la asamblea popular eran adoptadas por unanimidad. Y la Democracia indirecta o representativa, también en este dominio de la formación de voluntad estatal o creación de Derechos, la diferenciación progresiva de las relaciones sociales obliga adoptar el principio de la división de trabajo. Las funciones legislativas y ejecutivas pasan de la masa de súbditos a determinados individuos o grupos.

 

El concepto de Estado de derecho nos da una reflexión integral, tanto del terreno de la política, como de los valores y principios jurídicos, así como primordialmente en la estructura básica de la sociedad, es decir, en el sistema de instituciones fundamentales es que permiten calificar de democracia a una determinada sociedad y lo cierto es que existen sociedades democráticas y legales donde el reparto de la riqueza es más limitado que en otras o donde los criterios para establecer penas podrían ser considerados excesivamente severos, pero no se trata de la distancia que media entre el autoritarismo y la democracia, sino una distancia dentro del propio modelo de estado de derecho. Existen así enormes diferencias entre los sistemas sociales de distintos países democráticos aunque estas diferencias tengan más que ver con las instituciones de justicia distributiva y los servicios sociales que con la legitimidad de la ley.

 

En todo caso el ESTADO DE DERECHO propicia un amplio espacio para la reforma de las instituciones existentes y para la búsqueda de los proyectos sociales legítimos que se sostienen desde la pluralidad de la vida colectiva.

 

El Estado de derecho choca con los sistemas totalitarios y autoritarios, es decir, con los sistemas donde no existe control efectivo sobre el gobierno y los derechos elementales de los ciudadanos no son respetados. Su principio básico es que no toda legalidad es deseable, aunque sea efectiva. La historia ha registrado sistemas legales que no pueden ser considerados genuinos estados de derecho. La legalidad establecida por el gobierno nazi, la legalidad del franquismo y la legalidad de los países comunistas organizados política y jurídicamente a partir del supuesto de la supremacía del partido revolucionario son ejemplos de sistemas legales, todos ellos con buen funcionamiento y prolongada aplicación, que no podrían calificarse como Estado de Derechos.

 

La democracia está conformada, entonces, como un modelo con cuatro dimensiones, cada una de ellas correspondiente con los cuatros tipos de derechos fundamentales. Los derechos políticos, civiles, de libertad y derechos sociales, los dos primeros tipos de derechos llamados derechos secundarios, formales o instrumentales, fundamentan la legitimidad en la esfera de la política y de la economía, y por lo tanto, la dimensión formal, política y civil, de la democracia.

 

Los otros dos tipos de derechos de libertad y sociales llamados primarios, sustanciales o finales, marcan lo que está prohibido hacer a la autonomía política y economía de las personas fundamentando la legitimidad de la sustancia de las decisiones y por lo tanto, la dimensión sustancial de la democracia. La dimensión política es la base de las otras tres, en ausencia de la cual no puede hablarse de democracia. Sin embargo, es insuficiente para definir a la democracia, por lo que se requiere de las cuatros dimensiones de forma conjunta para poder hablar de democracia constitucional, con base en la cual se sustrae a todo poder decisión al, tanto público como privado, la disponibilidad de los derechos fundamentales en su conjunto.

 

El paradigma de la democracia constitucional se impuso luego de la Segunda Guerra Mundial para evitar que se produjeran en lo sucesivo experiencias del tipo nazi o fascista. Las consecuencias de este modelo es que los ciudadanos se convierten en titulares de los derechos fundamentales. Por ello, las personas adquieren una ubicación sobre ordenada al conjunto de poderes públicos y privados, que están vinculados a los derechos fundamentales, donde reside la soberanía, en el único sentido en el cual es aun lícito hacer uso de esta vieja palabra. El concepto sustancial de la democracia propuesto por Ferrajoli coloca a la democracia en una esfera normativa, en tanto modelo se concreta en su respeto y subordinación a la constitución rígidamente establecida. Esta democracia sustancial resulta el complemento necesario de la democracia

JR

Organización de Justicia Venezolana

Añadir comentario

Entradas más vistas

Publicaciones recientes