ORGANIZACION DE JUSTICIA VENEZOLANA
OJV-logo

Delito Permanente vs. Delito Flagrante

Por: Yonathan Mustiola Fonseca.

 

Con los mismos argumentos bufos, absurdos y propios del Derecho Penal del Enemigo, tal y como sucedió con el Diputado a la Asamblea Nacional Germán Ferrer, la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia del Régimen (Pues ahora se debe hacer la distinción), mediante sentencia del 03 de noviembre pasado, ordenó el enjuiciamiento del Diputado a la AN Freddy Guevara, saltándose el procedimiento del antejuicio de mérito, al considerar que cometió delitos flagrantes, ordenando su prohibición de salida del país, a diferencia de Germán Ferrer, contra quien sí se ordenó su detención.

 

Los Magistrados del Terror de una manera verdaderamente falaz, mienten descaradamente en sus sentencias, al equiparar la figura del delito permanente con la del delito flagrante, con el fin último de saltarse el escoyo del antejuicio de mérito, procedimiento éste que como sabemos, requiere de ciertas autorizaciones de la Asamblea Nacional que ellos mismos consideran está en “desacato”. Estas sentencias, son el equivalente judicial de una madre que oculta brócoli en la pizza, para que su hijo finalmente coma la verdura. En este caso, los Magistrados del TSJ esperan que los venezolanos nos comamos la pizza, sin que veamos que tiene brócoli.

 

Hablan de una compatibilidad que no es tal, entre el delito permanente y el delito flagrante. En primer lugar, la definición de delito permanente es de suyo, una definición proveniente del derecho penal sustantivo, construida a través de definiciones de la doctrina, como por ejemplo la teoría del delito, la definición de dolo eventual o la culpa consciente. Mientras que el delito flagrante o la flagrancia, es una definición adjetiva que de hecho está contenida en nuestras leyes procesales penales, por ello muy mal podría decir un Magistrado, que estas figuras son compatibles, cuando en verdad son totalmente antagónicas. El hecho que una persona pueda ser aprehendida en flagrancia cometiendo un delito permanente, no implica en lo absoluto que todo delito permanente, sea flagrante.

Son definiciones tan básicas, que cualquier estudiante de Derecho sabría distinguir y diferenciar estas figuras. El delito permanente se materializa cuando su acción se prolonga en el tiempo, el ejemplo típico para entender el concepto de delito permanente, es con el secuestro, que inicia su comisión desde el momento en que se priva de libertad a la víctima, pudiendo tener una permanencia en el tiempo mientras dure la situación de privación ilegítima de libertad a cambio de una recompensa.

Con respecto a la flagrancia o delito flagrante, es sin más, aquel que se está cometiendo o acaba de cometerse. Parafraseando al maestro Alberto Arteaga Sánchez, la flagrancia en el delito es una realidad, de cuya consecuencia surge la posibilidad de apresar al autor infraganti, también señala el penalista que la flagrancia o el delito flagrante no es una forma de categorizar delitos, tal y como pretenden hacerlo los Magistrado del TSJ, quienes con interpretaciones absurdas y leguleyas, tratando de parecer sumamente cultos con sentencias interminables, tediosas de leer e interpretaciones insensatas, pretenden mezclar peras con manzanas y peor aún, pretenden que los venezolanos creamos en su discurso.

Ya sin ningún tipo de decoro, decencia o simulación, el Gobierno de Nicolás Maduro hace uso de sus tentáculos corruptos de poder. En esta oportunidad y una vez más, a través de la vergüenza que tenemos de Poder Judicial, compuesto por los propios Juristas del Horror de Ingo Müller, quienes más temprano que tarde, tendrán que responder ante una justicia contraria a la que ellos imparten, es decir, proba, autónoma y objetiva, por las atrocidades que hacen con el Estado de Derecho, las Instituciones Jurídicas y los venezolanos perseguidos por su pensamiento político. Entre tanto, no hay otra opción que la de permanecer en estado de alerta constante, no solamente por ser Venezuela uno de los países más violentos del mundo, sino porque quienes nos gobiernan, quienes deberían protegernos, quienes administran justicia, son tan o más delincuentes que aquel que nos roba, quien posiblemente lo haga por hambre.

Hoy el Diputado a la Asamblea Nacional Freddy Guevara, forma parte de la lista de exiliados políticos venezolanos.

 

Nota: Redactado el 06/11/2017 y reeditado el 16/07/2018

Organización de Justicia Venezolana

Añadir comentario

Entradas más vistas

Publicaciones recientes